Cine: Malas temporadas

2/08/2006

Hacía tiempo que no escribía sobre películas. Esta vez le va a tocar a una película del paisano Manuel Martín Cuenca, Malas Temporadas. La vi en la pasada Semana de Cine de El Ejido. Pese a que me dije a mí mismo que no volvería a esas salas, siendo allí el festival, no podía negarme.

La película va trazando las historias de unos personajes que de alguna forma no se han adaptado a la vida que les ha tocado vivir: El adolescente, que no acepta los cambios de su edad. Mikel que acaba de salir de la cárcel. Un cubano incómodo en un país que no es el suyo. Una paralítica que se empeña en ser desgraciada, con un marido que añora la mujer que tenía antes del accidente que la dejó en silla de ruedas.

Todas esas historias van entrelazándose durante el transcurso de la película, que se va desarrollando a medida que se desarrollan los personajes y se intentan ayudar mutuamente. Algunos saldrán de la mala temporada que pasan, otros no.

Como puede deducirse, no es cine de acción, no es cine de intriga, no hay efectos especiales, no hay espectáculo. No se pretende eso. Tampoco es necesario para pasar un buen rato en el cine y ver una buena historia. En ese sentido es comparable a las recientes Tapas y 7 Vírgenes, ambas fantásticas. Y Malas Temporadas me ha dejado un sabor de boca muy cercano a éstas.

A mi parecer, en este caso Manuel Martín Cuenca nos cuenta una serie de historias a las que echo de menos que hubiera desarrollado algo más, y que quizás se hubieran entrelazado de alguna forma más especial. No sé me hubiera gustado que me hubiera revuelto por dentro un poco más, como hizo 7 Vírgenes.

De todos modos, cualquier crítica que se quisiera buscar en el trabajo del director quedaría del todo redimida por las magníficas interpretaciones de los actores. Todos están soberbios (algo tendrá que ver el director en ello). Fantásticos sobre todo Javier Cámara (hay que ver la fuerza que le da al personaje, a pesar de haber pasado por 7 vidas), Nathalie Poza (angelical), Leonor Watling y Emán Xor Oña (que se come la cámara cada vez que sale en escena).


Supongo que es imposible ya verla en ningún cine, si es que han llegado a emitirla en tu barrio, pero búscala en el videoclub cuando salga. Vale la pena.

1 comentarios:

masegosa dijo...

...me alegro de que por fin comentes películas españolas de calidad. Hablar de ellas es la única forma de fomentar que se haga cine de calidad en este pais.......sigue así chaval !!!...