El melotron

8/23/2006

El melotrón es un instrumento musical electromecánico polifónico, considerado el primer sampler de la historia de la música.

El funcionamiento era bastante arcaico, aunque debió ser bastante complejo para su época. Era un aparato con un teclado (como puede verse en la imagen) que permitía elegir el tipo de sonido a representar gracias a una serie de cintas magnetofonicas que tenian grabados samples de diversos instrumentos. ¡Sintesis por tabla de ondas con cintas magnetofonicas!.

Diseñado en la década de los 60, fue utilizado por los Beatles para su canción Strawberry fields forever, canción que por otra parte fue compuesta por John Lennon en su visita a Almería.

Curiosamente los Beatles ocultaron en principio el hecho de haber utilizado el melotrón, ya que por aquella época estaba mal visto utilizar máquinas sintetizadoras, consideradas falsa música. Esta tabú duró bastante tiempo, al menos entre las bandas de Rock clásicas. No hay más que ver los libretos de los discos de Queen, donde siempre ponían la leyenda "No synths!" (hasta el álbum The Game -1980- en el que comenzaron a utilizar un Oberheim OBX).


Enlaces:
Wikipedia: Melotrón
Wikipedia: Strawberry Fields Forever
Historia de los sintetizadores: CreativeSampling.com
Web: John Lennon Almería Forever

2 comentarios:

Feagurth dijo...

Uff...

que armatoste, ¿no?

Menos mal que la tecnologia ha ido avanzando, si no, ahora para ver un concierto de Mike Oldfield se necesitarian varios estadios para poner las maquinas... xDDDD

Desde mi punto de vista, eso de no usar sintetizadores en la bandas rockeras de los 70 es una memez. Si los intrumentos "tecnologicamente avanzados" creaban falsa musica, ¿que hacian con las guitarras electricas?

Otra cosa que no entiendo es lo de los campos de fresas en Almeria...

¿Realmente aqui se pueden cultivar fresas? Seguro que John Lennon estaba de cebollon y confundio los tomates... xDDDD

Gaona dijo...

La implantación de tecnología suele provocar ese tipo de reticencias. Supongo que pensaban que eliminaba puestos de trabajo y los sindicatos de músicos se pondrían nerviosos.

De todos modos, no desprecies la calidad de los instrumentos "reales". Hay mucha matemática detrás de un violín o una guitarra.