Twitter, el nuevo invento (o no) 2.0

4/16/2007


Realmente ya se ha escrito mucho acerca de Twitter y de si realmente es útil, necesario, atractivo o simplemente es una ida de olla sin sentido.

Para quien no lo conozca resumiré un poco: Twitter es un sistema de microblogs, por así decirlo, en el que se pueden postear frases de no más de 140 caracteres. La idea es describir lo que se está haciendo en cada preciso momento, aunque puede ser usado para escribir cualquier otra cosa, pero parece que la gracia del asunto está en contar lo que haces, lo que piensas, lo que se te ocurre, en tiempo real.

Esto de por sí no es nada interesante, pero la diversión se multiplica conforme vas agregando amigos, seguidores, etc., es decir, cuando el invento se convierte en una red social. Hay RSS para hacer seguimiento, puedes hacerte amigo de cualquier usuario, y tiene la posibilidad de interactuar con el sistema desde el cliente de mensajería instantánea (agregando el contacto twitter@twitter.com en Google Talk por ejemplo), con clientes específicos para multitud de dispositivos móviles (blackberries y demás) o directamente vía SMS (ni me imagino los costes de cada SMS a Inglaterra).

Desde un punto de vista lúdico
, está a mitad de camino entre el blogging y la mensajería instantánea. A mí me gusta porque a veces se me ocurren paridas que no dan para un post en mma!, pero que en Twitter tienen cabida. Además, siendo el cotilleo el deporte nacional, saber qué hacen Steve Jobs, Kirai, Ismael Olea o el mismo Darth Vader, tiene su cosilla.

Desde el punto de vista práctico
, ademas de como recordatorio, sirve para mantener un contacto remoto con amigos y conocidos y saber, por ejemplo en qué están ocupados o donde están en cada momento, además de ser una fuente instantánea de noticias (como el reciente terremoto de México, que retransmitió en directo Eduardo Arcos.

Desde el punto de vista del negocio, bueno, no sé si a los inventores les va a hacer rico. Me da a mí que por su simpleza es complicado que dé dinero, pero bueno, la masa crítica de usuarios ya la tienen. Ahora sólo falta sacarle partido de algún modo (si lo hay).

Desde luego, hasta que llegue la verdadera revolución móvil a Europa (y me refiero a que las tarifas de los servicios móviles sean de verdad asequibles, y haya de verdad 3G), la forma más práctica de interactuar con este sistema es mediante mensajería instantánea. Así, Twitter se convierte en un contacto más, en el que tienes a muchos amigos.

Probémoslo, agregadme y juguemos a ver qué pasa. Por supuesto, en Twitter soy Gaona (y con mis amigos).

Also available in RSS.

6 comentarios:

Pues yo, a pesar de lo que me gustan las pijadas de este tipo, en esta ocasión no pico. Me parece una soberana tontería :) Vamos, no tengo nada en contra, pero personalmente no le veo la gracia.

PD: dentro de poco seguro que me trago mis palabras y me hago twittero, si me conozco y al final pico en todas las tonterías... :D

Gaona dijo...

Yo tenía también mis dudas, pero quería tener razones 'racionales' para ello, por eso decidí probarlo.

Feagurth dijo...

Pues yo no creo que lo use...

Eso de tener que estar metiendo lo que haga en cada momento es demasiado para mi mente difuminada... xDDD

Alex dijo...

A mi tampoco me convence, me hace sentir "esclavo" de una red social, escribiendo lo que haces, y lo peor es que se vuelve algo adictivo ;-/

Gaona dijo...

Yo no lo veo tan adictivo o procrastinador como lo veía desde fuera. Realmente no "tienes" que escribir lo que haces si no quieres. De hecho yo no escribo toooodo lo que hago, ni siquiera una mínima parte.

Postear es sencillísimo, por lo que no te supone el trauma que te supone bloguear.

Es menos intrusiva que la mensajería instantánea, pues no te sientes obligado a responder cuando alguien te escribe algo.

Para mí conjuga perfectamente blogging y mensajería instantánea: Social como los blogs, inmediata como la mensajería instantánea.

Feagurth dijo...

En la mensajeria instantanea tampoco tienes que contestar si no quieres...

Todo depende de lo social que seas...
xDDDDD