Roger Hodgson en Almeria - La cronica

10/19/2007

El pasado martes 16 asistí al concierto de Roger Hodgson en el Auditorio Maestro Padilla. Ya tocaba algo de música en directo desde el festival Espantapitas.

Para quien no lo conozca, Roger Hodgson fue uno de los fundadores, compositor y vocalista del mítico grupo de los 70 y 80 Supertramp, de quienes se separó sobre 1982 para comenzar una carrera en solitario, por supuesto menos exitosa que con la banda. Prácticamente medio Supertramp, fue el compositor de las canciones más melódicas y comerciales del grupo, dejando el rol de rockero conceptual, al otro gran cerebro de la banda, el barbudo Rick Davies.



Imitando a Mar, que ha escrito su correspondiente crónica , voy a contaros lo que me pareció a mí.

El auditorio prácticamente se llenó de jovencitos y jovencitas de 35 años en adelante. En primera fila se situaban los típicos talibanes, fans locos de Roger Hodgson que lo siguen a todas partes, que amenizaron la velada con saltos y convulsiones para ganarse una mirada del astro, que les correspondió en diversas ocasiones de la velada. Y por los pasillos del auditorio, lo típico, el ejército de azafatas amenizando a los espectadores con regañinas por hacer fotos, con un realismo para mi gusto excesivo.

En el escenario había un piano de cola, dos guitarras y un teclado. Y lo más curioso que me pareció fue la puesta en escena: sencilla, simple, limpia. Ya había visto algún que otro vídeo de conciertos similares que hay por la Red, así que no me sorprendió demasiado, pero ver que con tan poquito se pueda hacer tanto... a ver si me explico. Roger Hosdgson tocaba uno solo de los instrumentos según la canción. Y con eso llenaba acústicamente la sala e interpretaba más que decentemente canciones que, originalmente, contienen bastante orquestación como son algunos temas de la vieja banda (school, por ejemplo).

Le acompañaba un magnífico saxofonista que a ratos hacia las veces de clarinetista, harmónica, bocina, coros, segundas voces, y efectos especiales. Ah, también alguna que otra vez aporreaba negligentemente el piano o el teclado, pero bueno, bastante hacía el pobre. Sólo le faltaba, como suele decirse, meterse una escoba por el culo y barrer el escenario.

El comienzo de la actuación fue más bien flojo por parte de Hodgson, con voz grave, débil y sin apenas altos, y me hizo temer que ya no tuviera mucho que ver con aquella voz clara de sus buenos tiempos. Pero conforme pasaron las canciones fue calentando también su voz, y a partir de la 4ª canción ya fue todo un espectáculo, con una voz prodigiosa como siempre ha sido.

Los temas que tocó fueron prácticamente los grandes hits de Supertramp, y unos cinco o seis temas de sus discos en solitario, entre ellos alguno del In The Eye of the Storm, creo que nada del Hai Hai, y sobre todo temas del último Open the Door, el que menos he escuchado. La gente vibró especialmente con los temas clásicos, llevándose la palma en ovaciones la difícil School, y sobre todo Dreamer (no sé porqué le gusta tanto este tema a la gente, y a mi que me parece una de las canciones más estúpidas del grupo).

Por desgracia para mí, no tocó A Soapbox Opera, mi favorita.

En resumen, un buenísimo concierto, de un grandísimo profesional que es Historia de la Música. Ya me quedan menos dinosaurios por ver, quizás a los The Who por los años 60, Robert Plant por los 70 y The Police por los 80, ah, y U2 por los 90.